Izquierda, Ideología y Lealtad

Gustavo Guerra-García

Escribe: Gustavo Guerra-García

Crisis en la izquierda. El líder más connotado del MAS (frente único de Patria Roja), Gregorio Santos, se separa de su organización y postula a las elecciones presidenciales por el movimiento fonavista y la ex alcaldesa Susana Villarán renuncia a Fuerza Social (FS) para integrarse a la plancha del nacionalismo, liderada por Daniel Urresti.

Uno de los grupos más afectados ha sido, sin duda, FS que tiene su origen en el Partido por la Democracia Social (PDS). Vladimiro Huaroc después de renunciar en el 2011 migró al fujimorismo. Julio Guzmán y Francisco Sagasti ex miembros del PDS y FS, respectivamente están hoy en Todos por el Perú. César Villanueva quien fue parte del proceso fundador de FS está con César Acuña. Por su parte, Hernando Guerra García otro renunciante a FS termina postulando a la presidencia por Solidaridad Nacional que está en las antípodas de las posiciones de FS. Sin embargo, el grueso de la militancia de FS no ha migrado a otros grupos y sus líderes fundacionales siguen firmes en el proyecto. Ningún miembro del CEN o de la Comisión Política de FS ha renunciado.

A FS le está ocurriendo lo que al PPC que no pudo retener entre sus filas a Salvador Heresi, Alberto Andrade, Alex Kouri, entre otros ex pepecistas que continúan carrera política en otras tiendas pero que mantuvo su estructura básica democrática.

El desgranamiento de la izquierda es muy visible pero lo que pocos señalan es que también está ocurriendo un reagrupamiento de las izquierdas en dos polos principales. Por un lado está el Frente Amplio sobre la base de siete organizaciones políticas y, por el otro lado UNETE, que agrupa a cuatro partidos muy importantes (Partido Comunista Peruano, Partido Comunista del Perú Patria Roja, FS y Ciudadanos para el Cambio) con presencia sindical que ya inicia su proceso de inscripción nacional.

El hecho de que la mayoría de partidos y militantes de UNETE apoyen la candidatura de Verónika Mendoza es positivo. Una esperanza de poder reagrupar a la izquierda a partir de los liderazgos de Verónika Mendoza (y su arraigo en el Frente Amplio) y de Gonzalo García (y su liderazgo en UNETE). Si se puede.

(publicado en exitosa el 06/01/2016)

Anuncios

“La Verdad sobre la Unidad: La oportunidad de la Izquierda”

p19pa6d11gudr186q8cm1p924273

* Artículo publicado en Diario16 el 3 de julio de 2015

Pronostico que todas las bases sociales y populares del país castigarán con dureza en las elecciones a los que no hayan hecho el máximo esfuerzo por darle al país una gran alianza nacional y popular de izquierda

Diferentes expertos en análisis político han señalado que existe un espacio político relacionado al descontento con las políticas económicas neoliberales de los últimos 25 años y que puede ser ocupado por la izquierda. Algunos han señalado que el problema es la edad de los dirigentes de izquierda, otros la falta de renovación en los partidos y otros han señalado que deben dejarse de lado y esconderse los símbolos de la izquierda tradicional. Lo cierto es que la realidad va por otro lado. Sin duda el sector más organizado, más amplio y más prudente de la izquierda es Únete.

Este sector está conformado por cinco partidos –cuatro que fueron fundadores del Frente Amplio- y el Partido Humanista Peruano que ha puesto su inscripción al servicio de la unidad. En este bloque existe un fuerte anclaje social, una relación estrecha con los principales dirigentes del mundo laboral y puentes con casi todas las organizaciones sociales del país.

El bloque cuenta con voceros, anclaje social, inscripción y su mayor debilidad es no contar con un candidato de consenso. FS ha propuesto a Susel Paredes a la presidencia, el Partido Humanista Peruano ha propuesto a Yehude Simon y el MAS propuso a Gregorio Santos.

Salomón Lerner y Susana Villarán, han señalado en varios idiomas que no van a postular en ningún caso a la presidencia de la República. Un sector de los partidos de Únete, liderado por el MAS, ha propuesto razonablemente que todos los grupos depongan las candidaturas presidenciales para buscar un candidato de consenso. Por tanto, ahora se está buscando el consenso que de no ocurrir, generará que se diriman las diferencias a través de una consulta popular o elección con primarias, en las que todo peruano con DNI podrá participar.

 La postura de Únete respecto de Tierra y Libertad (hoy Frente Amplio), es de apertura y se ha acordado mantener abierta la posibilidad de que aceptar que todas las fuerzas se incorporen a un frente de izquierda más amplio que pueda incluso agrupar a muchos movimientos regionales y sectores más allá de la izquierda. Otro sector que se está organizando pero con una posición nítidamente excluyente es la del Frente Amplio.

En este espacio están principalmente Tierra y Libertad bajo la conducción de Marco Arana y el movimiento Sembrar, de reciente creación con su liderazgo encarnado en la congresista Verónica Mendoza. Ambos grupos son organizaciones relativamente pequeñas y con mucho menor anclaje social que Únete, aunque han avanzado –sobretodo Tierra y Libertad- en convocatoria a partir del conflicto de Tía María. En este espacio –el del Frente Amplio-  ya tienen una posición cerrada y mayoritaria de apostar por la candidatura presidencial de Marco Arana, por lo que todo indica que será muy difícil que desde afuera se los presione para incorporarse a una alianza amplia en donde difícilmente el exsacerdote podría ganar una elección primaria.

En una posición equidistante a Únete y el Frente Amplio están algunas fuerzas como el Bloque Nacional Popular, liderado por David Tejada que está haciendo denodados esfuerzos por lograr la unidad de todas las fuerzas de izquierda, democráticas y nacionalistas. A ellos, los acompaña el Partido Socialista, Voz Socialista y otros grupos muy pequeños pero muy entusiastas. El Bloque Nacional Popular ha conseguido anotarse un punto importante al lograr que Únete decida participar en el diálogo para la unidad con el Frente Amplio, pero aún no logran convencer al sector de Tierra y Libertad que controla la legalidad del Frente Amplio de la necesidad de ir a un diálogo franco en la búsqueda de la más amplia unidad.

Esta es la verdad sobre las posibilidades de la unidad de la izquierda. Por un lado, Únete mantiene las puertas abiertas y, por el otro lado, el Frente Amplio pone los peros por delante. La verdad siempre aflora tarde o temprano. Pronostico que todas las bases sociales y populares del país castigarán con dureza en las elecciones a los que no hayan hecho el máximo esfuerzo por darle al país una gran alianza nacional y popular de izquierda.