El largo camino de la Unidad

Xavier Nieto

Escribe: Xavier Nieto (Cusco)

En el 2012 con Fuerza Ciudadana (FC) se da inicio a una nueva etapa de esfuerzos por lograr la unidad de organizaciones de izquierda en nuestro país.
Los partidos políticos “nacionales” que se constituyen como organizadores de FC son: Ciudadanos por el Cambio (CxC), Fuerza Social (FS), Partido Comunista Peruano (PCP) y el Partido Socialista (PS). En el caso del Cusco, de estos 4 partidos nacionales participan únicamente 2, FS y el PS, básicamente porque CxC no tiene representantes y el PCP que alega tener un “acuerdo” con el Gobierno Regional, manifestando que si ese “acuerdo” se rompe se incorporarían inmediatamente a FC, y si ese “acuerdo” no se rompe, entonces se incorporarían a FC cuando Coco Acurio (en ese entonces Presidente Regional) termine su periodo de gobierno.
El “pragmatismo” del PCP hacia evidente el acomodo de algunos dirigentes en cargos públicos negociados con el Presidente Regional de entonces.

LA FALTA DE INSCRIPCIÓN

Ninguno de estos 4 partidos contaba con inscripción electoral. Es ahí que entra en escena Tierra y Libertad (TyL) que pondría su inscripción al servicio de todos los que participábamos de este proceso unitario.
Largas y estériles fueron las reuniones para implementar este proceso, y ya de cara a las elecciones del 2014, se procede a cambiar el nombre de la inscripción que tenía Tierra y Dignidad (porque TyL Cusco no le cede su nombre a su propio partido y a nivel nacional se tienen que inscribir como Tierra y Dignidad) por el de Frente Amplio (FA), cambiándose también su símbolo.
Este esfuerzo por construir la unidad con TyL fracasa, quedándose esta organización con el nombre y el símbolo que correspondía a todos los que habíamos impulsado este proceso.
En Cusco TyL participa con ese nombre en las elecciones, y se asegura de que las demás organizaciones no podamos usar la franquicia del FA para participar en las elecciones.
A pesar de que se necesitaban cubrir más de 750 candidatos a estas instancias, no fuimos capaces de poder asumir este reto.
Esta situación genera un “rompan filas”, haciendo que cada partido viera la manera de encontrar bajo que inscripción podía participar mínimamente en estas elecciones del 2014.
Las consecuencias fueron desastrosas, una participación fragmentada con pocos representantes de izquierda en estos cargos públicos de gobierno. Los movimientos Regionales ganan mayoritariamente tanto el Gobierno Regional como los Municipios Provinciales y Distritales.

UN SEGUNDO INTENTO CON ÚNETE

De cara a las elecciones Presidenciales del 2016 se constituye ÚNETE, que tiene como protagonistas a 3 de los 4 partidos que integraban FC: CxC, FS y el PCP, y se incorpora a PR y/o al MAS.
ÚNETE logra una alianza con el Partido Humanista (PH) con lo cual resuelve el tema de su inscripción electoral. El proyecto fracasa porque desde un 1er momento partidos como el PCP, PR y CxC no solamente se ponen de perfil frente a las críticas y cuestionamientos que venían desde el FA en contra de Yehude Simon; sino que además, impulsan la Candidatura de Gonzalo García en contra posición a la de Yehude Simon.

A LA TERCERA VA LA VENCIDA

Unidad Democrática - Cusco

Unidad Democrática – Cusco

Nuevamente sin inscripción con la cual participar, terminamos en una alianza con Democracia Directa (DD), que cambia su denominación por la de Unidad Democrática (UD).
El proceso de elecciones internas para definir el candidato presidencial en UD, es de suma importancia porque además de convocar a más del doble de votantes que tuvo las elecciones internas del FA, permitió realizar una radiografía de la real fuerza de los partidos participantes.
En Cusco DD logra el 47% de la votación, mientras que ÚNETE el 15% de la misma.

¿NO HAY QUINTO MALO?

Pese a algunas irregularidades y deficiencias en las elecciones de UD, no nos explicamos porque este proceso de elecciones internas termina haciendo explosionar este intento.

HAY HERMANOS MUCHO QUE HACER

Reorganizar nuestras filas y definir nuevas estrategias debe ser ahora la principal tarea. Enarbolar y poner por delante nuestros principios para recuperar la credibilidad y capacidad de convocatoria.
Debemos de doblegar esfuerzos en este propósito para construir con esperanza, capacidad y vocación de poder; un escenario de éxito para una alternativa de izquierda que pueda llegar a ser gobierno.