Sobre la Defensoría del Pueblo

Fuerza Social reconoce la trascendencia jurídica y social de la Defensoría del Pueblo como institución baluarte para la defensa de los derechos fundamentales de la persona humana en concordancia con la Constitución. El artículo 162 de la misma prevé que “corresponde a la Defensoría del Pueblo defender los derechos constitucionales y fundamentales de la persona y de la comunidad; y supervisar el cumplimiento de los deberes de la administración estatal y la prestación de los servicios públicos a la ciudadanía”.

Conscientes de la importancia de la Defensoría del Pueblo Fuerza Social manifiesta su preocupación y clara Discrepancia con la elección del nuevo Defensor del Pueblo. Nuestra discrepancia obedece a temas que abordan tanto la forma de la elección como la persona elegida.

La manera de elección ha sido precipitada, desinformada y con la clara intencionalidad política de tener un Defensor del Pueblo que sea más proclive a los intereses de la mayoría congresal y el sector político que representan, sin tener en consideración el perfil y las características profesionales  y académicas que debe expresar un Defensor del Pueblo con total autonomía funcional en concordancia con lo señalado expresamente en el artículo 161 de la Constitución. Los votos del fujimorismo (73) no hubieran sido suficientes para la elección del Dr. Walter Gutiérrez como nuevo Defensor del Pueblo por lo que la responsabilidad en esta elección precipitada recae también en un sector del partido de PPK, el cual se ha sumado, por desconocimiento o indiferencia, a una elección que no representa los intereses de la Defensoría del Pueblo como institución tutelar ni de los de la comunidad que espera de ella una entidad garante de sus derechos constitucionales tanto individuales como colectivos.

Sobre las calidades de los candidatos para Defensor, era, de lejos, el Dr. Samuel Abad quien representaba el mejor perfil para tan trascendental labor. Profesor universitario de prestigio, académico reconocido en temas constitucionales, con una trayectoria vinculada a la tutela de los derechos como Adjunto de la Defensoría del Pueblo durante más de una década. Los otros candidatos, incluyendo al actual Defensor, carecen de la experiencia y la solvencia académica en materias constitucionales y dudamos de su independencia o imparcialidad frente al Estado y los partidos políticos que lo han designado como Defensor del Pueblo.

Llamamos la atención de las instituciones democráticas, de los partidos políticos, de la sociedad en general sobre este mal precedente en la elección de una figura constitucional que  a nivel mundial es muy relevada por su papel en la defensa frente a la arbitrariedad y el abuso de poder.

8 de setiembre de 2016

 

EL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL

Anuncios